top of page

ūüé§ Behavioral Interview con Carlos Scartascini

Entrevista a Carlos Scartascini, coordinador del Grupo de Economía del Comportamiento, líder del Grupo de Investigación para el Desarrollo, y miembro del Comité Ejecutivo del Laboratorio de Género y Diversidad en el Banco Interamericano de Desarrollo (BID)



1. Cuéntanos de Carlos y su experiencia.

Soy Argentino, crecí en Bahía Blanca, donde también fui a la Universidad Nacional del Sur. Las crisis económicas, en particular la hiperinflación de 1989 me llevó a estudiar Economía. Hice mi doctorado en Economía en Estados Unidos y al finalizar entré a trabajar al BID. En el BID, trabajo en el Departamento de Investigación en Washington, DC.


Siempre estuve interesado en los temas fiscales y en la economía política (para entender por qué las políticas que introducen los gobiernos no siempre están en consonancia con las recomendaciones de los expertos). En estas áreas, he publicado 8 libros y decenas de artículos en revistas académicas .


2. ¬ŅC√≥mo naci√≥ tu inter√©s en la econom√≠a del comportamiento?

En el a√Īo 2009, publicamos el reporte insignia del BID sobre Calidad de Vida. Trabajando en el mismo empec√© a estudiar m√°s sobre sesgos de comportamiento y c√≥mo eso afectaba las decisiones de los individuos. Ah√≠ comenc√© a entender mejor la importancia que pod√≠a tener para el dise√Īo y ejecuci√≥n de las pol√≠ticas p√ļblicas.


M√°s adelante, durante el a√Īo 2011, tuve la oportunidad de llevar adelante una serie de experimentos para apoyar a un grupo de gobiernos subnacionales de Argentina a aumentar la recaudaci√≥n impositiva. Dado que era dif√≠cil pensar en cambios legislativos, me concentr√© en entender la manera en la cual pod√≠amos aumentar el pago voluntario de impuestos. La gente en general no paga sus impuestos porque hay barreras cognitivas, por normas sociales (piensan que el resto tampoco paga), o porque sus creencias son que el dinero recaudado por los impuestos ser√° malgastados. Utilizar herramientas conductuales era la soluci√≥n.


En los experimentos que llevamos adelante, utilizamos mensajes para cambiar las creencias de los contribuyentes respecto de la norma social y del uso del dinero p√ļblico, facilitamos el c√°lculo de penalidades por no pagar los impuestos y de los beneficios de inscribirse en planes de facilidades de pagos para reducir la deuda. Utilizamos m√©todos personales de contacto para modificar los m√©todos de comunicaci√≥n con el contribuyente, y premios para los buenos contribuyentes. Los resultados de dichas intervenciones est√°n disponibles en nuestro website y en la publicaci√≥n ‚ÄúLas ciencias del comportamiento para impulsar las finanzas p√ļblicas‚ÄĚ.


3. ¬ŅC√≥mo se est√° implementando la econom√≠a del comportamiento en el Banco Interamericano de Desarrollo (BID)?

El trabajo en el área se coordina a través del Grupo de Economía del Comportamiento. El Grupo está compuesto por investigadores y expertos en ciencias del comportamiento basados en el Departamento de Investigación, en hubs regionales en los departamentos de países Andinos y del Caribe, y en los departamentos sectoriales del BID (principalmente en el Departamento Social).


El objetivo principal del Grupo es mejorar el dise√Īo e implementaci√≥n de pol√≠ticas p√ļblicas en la regi√≥n, para lo cual nos concentramos en cuatro pilares estrat√©gicos de trabajo. El primer pilar es el entrenamiento, tanto de funcionarios p√ļblicos como de funcionarios del BID. Para ello contamos con un curso gratuito y online, y realizamos entrenamientos en persona tanto en el BID como en los pa√≠ses. Hemos entrenado m√°s de 5000 funcionarios online y varios centenares en persona. El segundo pilar es la diseminaci√≥n de conocimiento. Hemos publicado unos 40 documentos y monograf√≠as, decenas de blogs y contamos con un sitio web donde se resumen las intervenciones que llevamos adelante. El tercer pilar es el asesoramiento a gobiernos y equipos de proyectos del BID, y el cuarto es la realizaci√≥n directa de proyectos. Entre ambos tenemos una centena de intervenciones en casi todas las √°reas de pol√≠ticas y pa√≠ses de la regi√≥n.

4. Cuéntanos de algunas intervenciones de Behavioral Economics del BID

En estos 10 a√Īos, desde el BID hemos tenido la oportunidad de apoyar a decenas de gobiernos de la regi√≥n. En nuestra publicaci√≥n ‚ÄúPeque√Īos empujones para Am√©rica Latina y el Caribe‚ÄĚ y en nuestro website resumimos muchas de ellas. Si bien tenemos experiencia en todas las √°reas de pol√≠tica y en casi todos los pa√≠ses de Am√©rica Latina en el Caribe me concentrar√© en unos pocos ejemplos en las √°reas de educaci√≥n, salud, y ahorro.


Uno de los proyectos que hemos hecho en educaci√≥n, se llama ‚ÄúPap√°s al D√≠a‚ÄĚ y busca mejorar la comunicaci√≥n entre padres y escuelas en Chile para reducir la deserci√≥n escolar y la repetici√≥n de cursos. La deserci√≥n escolar y la repetici√≥n de cursos son dos de los mayores desaf√≠os a los que se enfrentan los sistemas de educaci√≥n en los pa√≠ses de medianos ingresos. Parte del problema puede ser que los padres no cuentan con la informaci√≥n necesaria en tiempo y forma para tomar decisiones que ayuden a sus hijos a ser exitosos. En particular, hay dos potenciales sesgos: (i) prominencia: es posible que, para los padres, las tarjetas de evaluaci√≥n (el mecanismo tradicional de informaci√≥n) pasen desapercibidas; (ii) sobrecarga cognitiva: los padres pasan por alto la informaci√≥n contenida en las tarjetas de evaluaci√≥n.


En este proyecto, los padres de aproximadamente 1.500 estudiantes matriculados de los grados 4 al 8 de ocho escuelas de Santiago aceptaron recibir información escolar de sus hijos mediante mensajes de texto. Una vez por semana, los padres recibieron un mensaje automatizado sobre la asistencia, su conducta, y sus notas.

Con esta intervención aumentaron las notas en matemática (3 puntos porcentuales), la asistencia en 7 puntos, y la probabilidad de que sean promovidos al grado siguiente en 3.

En salud, realizamos un proyecto utilizando ‚ÄúEmpujoncitos para la adherencia a tratamientos infantiles de micronutrientes‚ÄĚ en El Salvador. En los municipios de ingresos bajos de El Salvador, la anemia afecta a uno de cada dos ni√Īos menores de 2 a√Īos. Cuando la anemia no es tratada, puede disminuir las funciones cognitivas, aumentar el riesgo de infecciones y, a largo plazo, provocar p√©rdidas permanentes de la capacidad productiva. Una primera intervenci√≥n, que no utiliz√≥ herramientas conductuales, solo logr√≥ que el 15% de los ni√Īos consumiera la cantidad suficiente de micronutrientes para completar el r√©gimen recomendado (un paquete por d√≠a durante 60 d√≠as cada seis meses). Hay varias barreras conductuales que explican ese resultado: prominencia, exceso de optimismo, sobrecarga cognitiva, y sesgo del presente, entre otros. La intervenci√≥n conductual incluy√≥ simplificaci√≥n, mentor√≠a de pares, y retroalimentaci√≥n.

La intervenci√≥n aument√≥ el porcentaje de ni√Īos que recibieron todo el conjunto de micronutrientes hasta alcanzar un 82%, mientras que el porcentaje de aquellos que adhirieron al tratamiento aument√≥ un 24% (9 puntos porcentuales en relaci√≥n con la l√≠nea base).

Aumentar el ahorro es otro tema de gran importancia para la regi√≥n ya que Am√©rica Latina y el Caribe tiene una de las tasas m√°s bajas de ahorro del mundo. En particular, menos del 20% de los trabajadores independientes contribuyen para la seguridad social. Algunas de las barreras conductuales que explican este bajo ahorro incluyen un sesgo por el presente (prefieren consumir ahora que en el futuro), sesgo del status quo o inercia (est√°n acostumbrados a no contribuir), sobrecarga cognitiva (se olvidan el pago). Asimismo, los trabajadores independientes muchas veces experimentan dificultades para acceder al sistema bancario o imprimir un boleto. El proyecto se concentr√≥ en la utilizaci√≥n de dos herramientas: los recordatorios y la simplificaci√≥n a partir del dise√Īo y distribuci√≥n de un folleto explicativo.

El envío del folleto resultó en un aumento del 15% en los pagos a la seguridad social y de 7 puntos porcentuales en las tasas de cumplimiento tributario (del 40% al 47%).


5. ¬ŅC√≥mo ves el futuro de las ciencias del comportamiento en las organizaciones p√ļblicas?

Sin dudas va a crecer cada d√≠a m√°s y es muy importante para los pa√≠ses en v√≠as de desarrollo. En estos pa√≠ses las necesidades de la poblaci√≥n son muy amplias y los recursos que tiene el gobierno son limitados. Por lo tanto, es fundamental asegurar el mayor impacto de las pol√≠ticas p√ļblicas. Las ciencias del comportamiento tienen un rol fundamental para asegurar en el dise√Īo e implementaci√≥n.


Para que las pol√≠ticas p√ļblicas tengan efecto sabemos que los ciudadanos se tienen que enterar de la misma, tienen que poder entenderla, el costo de tomar ventaja de ella tiene que ser bajo (pocos pasos y convenientes), tienen que pensar que el resto de los ciudadanos tambi√©n lo har√°n, etc. Por ejemplo, antes pens√°bamos que solo era necesario que las vacunas estuvieran disponibles para que la gente decidiera vacunarse. Hoy sabemos que para que una campa√Īa de vacunaci√≥n sea efectiva la gente tiene que conocer donde vacunarse, tiene que ser sencillo poder hacerlo, tiene que confiar en la vacuna, tiene que pensar que el resto de la gente se va a vacunar, y muchas veces necesita un recordatorio para hacerlo. Igualmente, tambi√©n hemos aprendido que solo poner impuestos no reduce el consumo de az√ļcar o sodio sino que tambi√©n hay que utilizar elementos de las ciencias del comportamiento para lograrlo (tales como que el default sea que no se ofrezca az√ļcar y sal en los caf√©s y restaurantes).


Muchos gobiernos se est√°n dando cuenta de esto. Desde el BID, hemos entrenado a millares de funcionarios p√ļblicos online y a centenas en entrenamientos presenciales. Esto ha favorecido no solo el uso de las herramientas de la econom√≠a del comportamiento en esos gobiernos sino tambi√©n la creaci√≥n de peque√Īas unidades dedicadas al tema tanto a nivel del gobierno nacional como subnacional. Hoy trabajamos con las mismas para asegurar los ciudadanos se benefician de todas las pol√≠ticas disponibles en √°reas de educaci√≥n, salud, ahorro, y muchas otras.


6. ¬ŅCu√°l ser√≠a tu consejo para las personas que est√°n empezando a descubrir las ciencias del comportamiento? ¬ŅC√≥mo pueden aprender m√°s sobre la disciplina?

Mi primer recomendaci√≥n es que tomen nuestro curso introductorio, gratuito y en l√≠nea. Este curso presenta los conceptos fundamentales de la econom√≠a del comportamiento y c√≥mo difieren de la visi√≥n del modelo econ√≥mico est√°ndar. Asimismo, introduce herramientas que pueden ayudar a promover la toma de mejores decisiones, y presenta casos reales de intervenciones que han utilizado estos "empujoncitos" para mejorar las pol√≠ticas p√ļblicas en pa√≠ses de Am√©rica Latina y otras partes del mundo.


Si este curso introductorio les parece interesante, hay una gran cantidad de libros y material de referencia que pueden seguir, as√≠ como cursos online en plataformas como EdX y similares. Desafortunadamente, la gran mayor√≠a del material est√° en Ingl√©s, pero la cantidad de material disponible en Espa√Īol est√° aumentando d√≠a a d√≠a. Este blog y el material que se presenta en el mismo es un gran ejemplo y muy √ļtil para seguir aprendiendo.


¬°Muchas gracias Carlos por responder a las preguntas! Espero los lectores puedan aprender de tu experiencia y sugerencias ūüėĄ


ūüď© Reg√≠strate aqu√≠ para estar al tanto con los nuevos posts


Silvia Cottone

Behavioral Science Consultant

& Worldwide Keynote Speaker


Esta entrevista es parte de la serie Behavioral Interviews. Puedes leer más entrevistas a expertos de las ciencias del comportamiento aquí.

¬°Aseg√ļrate de no perderte ninguna de las pr√≥ximas entrevistas!

Regístrate haciendo clic aquí para estar al tanto.

172 visualizaciones0 comentarios

Entradas relacionadas

Ver todo
bottom of page